Obra de Clérigos En Ayuda Solidaria (OCEAS, A.R.)

OCEAS es algo más que una sociedad mercantil o una pequeña compañía de seguros. Es, ante todo, un ESPÍRITU DE COMUNION SACERDOTAL FRATERNA Y SOLIDARIA que se encarna en una asociación de carácter mutualista. Los dos elementos – espíritu y asociación – son inseparables. El espíritu es fundamental, la asociación es indispensable tanto en el ámbito civil como en el eclesiástico.

Su Estructura Interna

El Presidente de OCEAS “será aquel miembro que la Conferencia del Episcopado Mexicano, A.R., designe oficialmente y durará en su cargo tres años, pudiendo ser reelegido en una sola ocasión”. (Estatutos, XV).

El Obispo Presidente nombra a un sacerdote como Secretario Ejecutivo, el cual también “durará en su cargb tres años, pudiendo ser reelegido en una sola ocasión”. (lb.)

Como Organismos Directivos, OCEAS cuenta con un Consejo Directivo, una Comisión Permanente y los Delegados Diocesanos.

1. El Consejo Directivo es el Órgano representativo de la Institución “y tiene como función vigilar y asegurar la vida y los servicios de la Institución, así como el cumplimiento de las obligaciones que tanto el Derecho Civil como el Canónico le imponen”. (Ests. XIX).

Lo preside el Obispo Presidente y su Secretario Ejecutivo, que funge como Vicepresidente; lo integran los Representantes elegidos como Delegados en sus respectivas Provincias Eclesiásticas. El Obispo Presidente podrá invitar a otros Sacerdotes o Laicos a forma parte del consejo para cubrir las funciones de secretario, tesorero o expertos en alguna de las áreas requeridas por la Institución. El Consejo se reúne ordinariamente 3 veces al año y una antes de la Reunión Nacional.

2. “La Comisión Permanente es un pequeño grupo encargado de vigilar más de cerca la vida, los servicios y particularmente la administración de los bienes económicos y está compuesta por el Presidente de la Institución, el Vicepresidente, dos Delegados, el Tesorero de la Institución, un secretario y los vocales.” (Ests. XXII). “La Comisión Permanente da preferencia a los asuntos que, por su urgencia, no puedan esperar la Reunión del Consejo Directivo y a los movimientos económicos y fmancieros”. (Ests. XXIII).

3. “Los Delegados son nombrados por los Obispos Diocesanos y quienes se les equiparan en el Derecho Canónico o sus Representantes y son Representantes electos como delegados en sus respectivas Provincias Eclesiásticas”. (Ests. XXIV).

La Dirección Administrativa de la Institución está encomendada a un Sacerdote designado por el Obispo Presidente quien_como Director General promueve, dirige y coordina todas las actividades requeridas por los servicios de la Institución.

 

El Plan Mexicano de Previsión Social
Sacerdotal. (Pensiones)

 El Plan Mexicano de Previsión Social Sacerdotal (PMPSS) es un instrumento aprobado por el Episcopado Mexicano para proveer las pensiones de los sacerdotes diocesanos mayores de 70 años o inválidos en toda la República.

Por sus características particulares, es obligatorio para todas las Diócesis y para todos los Sacerdotes Diocesanos. En efecto, no se basa en ningún capital acumulado ni en ahorros personales, sino sólo en la solidaridad permanente de las Diócesis y de los Sacerdotes. Para cubrir anualmente las pensiones de todos los sacerdotes pensionados se requiere la aportación de todos los no pensionados. Los que no aportan, incrementan necesariamente la aportación de los demás.

Las Pensiones tienen como base el Salario Mínimo del Distrito Federal actualizado, y van de uno a dos salarios mínimos, según la edad y las aportaciones cubiertas por cada pensionado. Los pensionados por Invalidez reciben dos salarios mínimos completos. Las aportaciones son diferenciadas para cada Diócesis, según su condición económica y los beneficios recibidos del propio plan, desde su inicio.

Reglamento del PMPSS

1.- OCEAS, en su calidad de lnstitución Oficial de la CEM para la Seguridad Social del Clero, establece el Plan Mexicano de Previsión Social Sacerdotal (PMPSS) para ofrecer a los Sacerdotes diocesanos afiliados una pensión de vejez o invalidez.

2.- Las condiciones para ser afiliado son:

  1. Ser Sacerdote católico.
  2. Pertenecer, por incardinación, al clero diocesano de la Iglesia en México.
  3. Estar en ejercicio de sus funciones sacerdotales.
  4. Contar con la anuencia del Obispo propio.

3.- La afiliación quedará suspendida en el caso y durante el tiempo que un Sacerdote deje de ejercer temporalmente sus funciones sacerdotales por propia decisión, sin el consentimiento del Obispo propio.

4.- Finaliza la afiliación:

  1. Al morir el afiliado.
  2. Al abandonar las funciones sacerdotales definitivamente. 1
  3. Al disolverse la Asociación o suprimirse el PMPSS.

Prestaciones.

5.- Derecho a la pensión:

  1. a) Por edad, se requiere haber cumplido los 70 años y haber cubierto el mínimo de aportaciones anuales, correspondientes a los años transcurridos de 1991 al presente.
  2. b) Por invalidez total y permanente, mientras el afiliado permanezca en dicha condición, la cual deberá ser testimoniada por un dictamen médico y por el Obispo propio. OCEAS podrá constatar el estado de invalidez cuando lo considere necesario.
  3. e) Este derecho es estrictamente personal. Ninguna persona física o moral podrá disponer de la pensión sin autorización expresa y por escrito del beneficiario o de su Obispo.

6.- Cuantía de la pensión: El afiliado con derecho a pensión por edad:

  1. Recibirá, al cumplir 70 años de edad, una pensión básica, equivalente a un salario mínimo del Distrito Federal. Esta cantidad básica se incrementará con un cuarto de salario en cada quinquenio de vida.
  2. A la anterior, se añadirá una cantidad adicional según el número de aportaciones acreditadas.
  3. La pensión máxima a que tenga derecho nunca rebasará el total de dos salarios mínimos del Distrito Federal.
  4. Los inválidos y los Obispos pensionados recibirán la pensión máxima.
  5. Por razones de carácter fiscal, el conjunto de pensiones se enviarán a las respectivas Circunscripciones Eclesiásticas, mediante un solo depósito, acompañado de una relación detallada de las cantidades correspondientes a cada pensionado, misma que deberá regresar se firmada por el Representante Diocesano. También se enviará recibo a cada pensionado para que los firme y sea devuelto.
  6. En caso de fallecimiento o desafiliación de un pensionado, con fecha anterior al último día del trimestre correspondiente, la Diócesis regresará a OCEAS él importe de su pensión.

7.- Retención y cesación de las pensiones:

  1. Las pensiones se retendrán mientras la Diócesis respectiva no pague la Aportación global correspondiente a todo su Presbiterio Diocesano.
  2. Igualmente se retendrán mientras no se reciba la relación de las pensiones distribuidas con sus respectivos recibos debidamente firmados por los beneficiarios del trimestre anterior.
  3. e) En caso de no ser idéntica la relación a la enviada por OCEAS, dicha relación deberá estar firmada por el Obispo respectivo (Ver 6,e ).

Financiamiento

8.- El PMPSS se financiará con las Aportaciones anuales de todos los sacerdotes diocesanos de las Circunscripciones Eclesiásticas inscritas.

9.- Las Aportaciones se distribuyen durante el año en pensiones que se enviarán trimestralmente a los sacerdotes pensionados por conducto de su respectiva Diócesis. Las aportaciones anuales no son acumulables como ahorro personal, ni son reembolsables.

10.- Las Aportaciones personales son diferenciadas para cada Diócesis, según su condición económica y los beneficios recibidos del propio PMPSS, y cada año deben ser aprobadas por el Consejo Directivo.

11.- La Diócesis asume la responsabilidad en el pago de las aportaciones de todos los Sacerdotes diocesanos de su jurisdicción.

12.- Cuando un sacerdote ejerce temporalmente su ministerio en otra Diócesis, como extradiocesano, con facultades del Obispo local, será éste el responsable de su aportación anual al PMPSS.

13.- Cuando un Obispo autoriza la ausencia de un sacerdote diocesano, por razones de estudio, de salud o de servicio en alguna institución eclesiástica supradiocesana, será la propia Diócesis quien responda por el cumplimiento de sus aportaciones.

14.- El total de las aportaciones y la lista de todos los sacerdotes diocesanos (con sus fechas de nacimiento y ordenación sacerdotal) se enviarán a OCEAS antes del día 1° de Enero.

15.- Cada Diócesis decide la forma de integrar el monto de todas las aportaciones que le corresponden. Algunas se valen de-colectas especiales, de rifas o de algún otro medio para que la aportación personal no recaiga totalmente en el Sacerdote.

16.- A los nuevos sacerdotes se les acredita su primera aportación durante el año de su ordenación.

17.- Los pensionados están exentos de la Aportación anual. Cuando un afiliado está al corriente en sus aportaciones personales y cumple 70 años en el primer trimestre, está exento ya de la aportación anual.

EL REPRESENTANTE DIOCESANO

“Dado el número de Asociados y su condición canónica, las relaciones con la institución se establecerán, normalmente, por medio de un Representante Diocesano, que por Derecho es el Obispo de la Diócesis y por delegación, quien éste designe”.

El Sacerdote Representante Diocesano representa canónica y civilmente al Obispo de cada Diócesis ante OCEAS y también representa a OCEAS ante los Sacerdotes de su propia Diócesis.

Para ser un buen Representante Diocesano en OCEAS no basta con recoger aportaciones o cuotas anuales y “hacer lo que .se pueda” en los tiempos libres. El R. D. asume la responsabilidad propia de su Ordinario en esta parte específica de su Ministerio Episcopal, lo cual requiere capacidad, conocimiento, tiempo, espíritu y entrega personal, para estar en comunicación permanente con el Presbiterio de su Diócesis, especialmente con los sacerdotes enfermos.

OCEAS es algo más que una sociedad mercantil o una pequeña compañía de seguros. Es, ante todo, un ESPÍRITU DE COMUNION SACERDOTAL FRATERNA Y SOLIDARIA que se encarna en una asociación de carácter mutualista. Los dos elementos – espíritu y asociación – son inseparables. El espíritu es fundamental, la asociación es indispensable tanto en el ámbito civil como en el eclesiástico.

1.- CONOCIMIENTOS NECESARIOS

Para cumplir con su ministerio encomendado, el R. D. necesita conocer:

  1. LAS NECESIDADES de sus hermanos sacerdotes, particularmente en el ámbito de la salud y previsión social. Este conocimiento no se obtiene sólo con el trato obligado para la recaudación de las aportaciones anuales, ni siquiera con la asistencia más o menos rutinaria a las diversas reuniones diocesanas. Un conocimiento más a fondo de las necesidades que padecen sus hermanos, despertará en el R. D. nuevas inquietudes, nuevas iniciativas y nuevos servicios.
  1. LOS SERVICIOS que actualmente presta OCEAS en la atención a los enfermos, en pensiones y en hospedaje. Igualmente deberá conocer las experiencias que tienen otras Diócesis para cumplir sus obligaciones con OCEAS y para complementar sus servicios.
  1. LOS PROCEDIMIENTOS Y REQUISITOS para hacer uso de los servicios.

2.- SU ACCION EN LA DIOCESIS

La acción del R. D. en su propia Diócesis es de la mayor importancia y de ella depende que se mantenga vivo el espíritu de solidaridad y la imagen que el clero tenga de OCEAS.

  1. INFORMACION. El R. D. es el canal de comunicación más adecuado para informar al Sr. Obispo y a los demás sacerdotes de la diócesis, sobre los servicios que ofrece OCEAS, los requisitos necesarios y los beneficios recibidos tanto por el presbiterio diocesano como nacional.
  1. SOLIDARIDAD FRATERNA. El R. D. es factor insustituible para mantener vivo en todo el clero de su Diócesis, el espíritu de solidaridad fraterna sacerdotal. De lo contrario, la valoración que se haga de los mismos beneficios recibidos, dependerá de la conveniencia personal o diocesana.
  1. DILIGENCIA. El R. D. ha de tener una actitud personal y una infraestructura diocesana conforme a las posibilidades de la Diócesis, para una atención pronta y esmerada en los servicios que se requieran:
  2. Distribución inmediata de las pensiones, acopio y envío oportuno de recibos firmados.
  3. Cuidado personal en los casos de sacerdotes enfermos, para propiciar su atención adecuada por profesionistas, instituciones y demás personas que se requieran.
  4. Programación de una Revisión Médica inicial o periódica de los presbíteros, que permita la tranquilidad razonada por su salud, la prevención de posibles enfermedades o su atención oportuna.
  5. Una relación institucionalizada con médicos, laboratorios, farmacias y hospitales que propicie tanto la seguridad como la economía de sus servicios.
  1. ARCHIVO. Para evitar que el cambio de R. D. ocasione vacíos de información en futuros responsables de este ministerio, habrá que organizar y mantener al día un archivo con los documentos propios de CCyAS y OCEAS, los expedientes de los sacerdotes, los servicios recibidos en la diócesis y los derechos adquiridos.
  1. CENTRO DIOCESANO. “Organizar en su Diócesis un Centro que facilite la intercomunicación con los prestadores de servicios (médicos, laboratorios, hospitales, etc.) y la comunicación con OCEAS, y con todos los asociados de la Diócesis”. (Ests. XLVIII, e).

Es aconsejable que cada Centro Diocesano también cuente con un Fondo propio de recursos económicos (o “masa común” como le llama el CDC) para apoyar las actividades necesarias y los servicios que reclame su finalidad, tanto en la propia Diócesis, como a nivel nacional.

3.- SU RELACION CON OCEAS

OCEAS necesita de cada Representante Diocesano:

  1. El envío oportuno de la lista del Clero Diocesano, conforme al Directorio de la Diócesis, (incluyendo nombres y apellidos, fechas de nacimiento y de ordenación sacerdotal)’ y la Aportación Global correspondiente a cada Plan.
  2. El retorno, debidamente firmado por el Obispo Diocesano y por el propio R. D., del Convenio anual con OCEAS para la prestación de los servicios.
  3. El aviso oportuno en los casos que requieran, ya sea la intervención de OCEAS para la atención de un sacerdote o para la suspensión del beneficio en casos de abandono o defunción de un beneficiario.
  4. La documentación completa, precisa y oportuna (informe médico, recibos y/o facturas, CFDi, fiscalmente válidos) para obtener el reembolso de los gastos realizados por sacerdotes enfermos.
  5. La asistencia y participación activa en las Reuniones Nacionales y Provinciales, con el objeto no sólo de recibir alguna información, sino de compartir con los demás su experiencia, necesidades y sugerencias como R. D., y favorecer de alguna manera la solidaridad nacional y regional.
  6. La participación responsable en la elección del Delegado al Consejo Directivo por parte de la Provincia Eclesiástica.

EN SINTESIS: El Representante Diocesano ha de estar plenamente consciente de las exigencias que implica su cargo, en el ámbito no sólo de su Diócesis, sino de la Iglesia en México.

Mantener vivo y actuante el espíritu de solidaridad fraterna, sacerdotal e interdiocesana, por encima de las conveniencias económicas personales o diocesanas, depende de todos y cada uno de los Representantes Diocesanos.

EL DELEGADO PROVINCIAL

El Delegado Provincial representa a las Diócesis de su Provincia en el Consejo Directivo y a OCEAS ante sus respectivas Diócesis. Le corresponde, por consiguiente:

A. En su Provincia:

1.- Promover y apoyar la implementación de la necesaria estructura diocesana de Previsión Social Sacerdotal y la promoción de OCEAS.

2.- Brindar el mejor apoyo posible a los Obispos y Representantes Diocesanos.

3.- Implementar las normas y acuerdos correspondientes, tomados por el Consejo Directivo.

4.- Motivar a los RR. DD. para el envío oportuno y completo de las listas y las aportaciones anuales de todos los Presbiterios Diocesanos, a las oficinas centrales de OCEAS.

5.- Motivar a los RR. DD. para que participen en las reuniones tanto nacionales como provinciales o regionales de OCEAS.

6.- Convocar y organizar las reuniones provinciales de OCEAS que se celebren en su territorio, para lo cual contará con. el apoyo de los dirigentes nacionales.

7.- Procurar que la Reunión Regional de OCEAS coincida con alguna Reunión Provincial de los Sres. Obispos, con objeto de lograr también alguna participación en la misma.

B. En el Consejo Directivo:

1.- Asistir a las reuniones del Consejo Directivo cuando se le convoque.

2.- Informar oportunamente de sus actividades y de los problemas existentes en su Provincia.

3.- Presentar las inquietudes y las sugerencias que considere oportunas o necesarias para el bien, tanto de los beneficiarios, como de las Diócesis de su Provincia y de toda la Institución.

4.- Participar activa y responsablemente en las decisiones del Consejo, con sus aportaciones y con su voto.

CASAS DE HOSPEDAJE 

1.- LA CASA “SAN JUAN XXIII”

Esta Casa Sacerdotal está situada en la Ciudad de Méxíco, Calle Puebla #79, Col. Roma, Deleg. Cuauhtémoc, C.P. 06700, Tel. 55) 55-14-55-91.

En ella se encuentran también las Oficinas Centrales de OCEAS con personal administrativo y médico, de lunes a viernes, en horas de oficina. Tiene más de 20 dormitorios individuales en 6 Departamentos con salas compartidas. Cuenta con Estacionamiento, Comedor y Capilla para servicio de los huéspedes, que suelen ser sacerdotes en tratamiento de alguna enfermedad o simplemente sacerdotes foráneos que por diferentes motivos requieren hospedaje temporal en la ciudad.

Su costo diario varía según se esté o no afiliado a OCEAS.

No pagan hospedaje:

  1. Los sacerdotes inscritos en el Plan de Salud Sacerdotal, que por prescripción del Departamento Médico necesitan hospedaje (y acompañante en caso de necesitar).
  2. b) Los Miembros del Consejo Directivo y los Representantes Diocesanos, cuando son convocados.

Por razones evidentes se sugiere reservar oportunamente el hospedaje, vía telefónica.

CASA DE DESCANSO EN MAZATLAN, SINALOA.

Esta Casa suele utilizarse para descanso personal o de pequeños grupos, para algún tipo de reuniones. Tiene cupo para más de 20 personas en 13 departamentos, con recámaras individuales y compartidas. Además de capilla, cuenta con alberca.

Su costo diario varía según el departamento.

Igualmente se sugiere reservar con tiempo el hospedaje:

Ing. Iram Alejandro Jiménez Favela
Alma Guadalupe Beltrán López
Ninfa Ramírez Valdés

Río Bravo No 303, esq. con Gaviotas
Frac. Las Gaviotas,
8211 O, Mazatlán, Sin.
Tel. (669) 9 14 09 91
e-mails: ofinsademazatlan22@hotmail.com y aleejandro65124@hotmail.com

Aportaciones

Diócesis de Colima A.R.
(Cuenta para uso de OCEAS Colima)
Banamex
Suc. 106
Cta. 5604899
Clave Int. 002090010656048993