Plan Diocesano de Pastoral

CIRCULAR SOBRE LA PUESTA EN MARCHA
DEL PLAN DIOCESANO DE PASTORAL

Prot. Ib-05-2016

El encuentro con Cristo vivo nos impulsa a llevar la buena nueva a los hermanos, especialmente a los mas alejados. La iglesia Diocesana desea con gran entusiasmo continuar con el camino de la evangelización y hacerlo de una manera mas conciente y organizada por ello se ha ido esforzando a lo largo de los años en proponer según las necesidades del tiempo, métodos y herramientas propias para realizar esta misión esencial y delicada.

El trabajo realizado desde hace ya varios años se va clari cando y va concretizándose en sus detalles.

La nalidad de este plan diocesano de pastoral es ofrecer las
líneas de acción general para poder adaptarlas a cada realidad, será por tanto tarea de los responsables de todas las áreas de la pastoral en todos los niveles: diocesano, decanal y parroquial, aplicarlo en sus ambientes y círculos.

La proyección del plan pastoral presenta las líneas generales y la programación para un año pastoral, mismo que se ira delineando y proyectando basados en las cuatro áreas de la Pastoral: Comunión, Testimonio, Servicio, Celebración. Por el presente año deseamos poner toda la atención en el Area del Testimonio, obviamente sin desatender ninguna de las otras áreas puesto que cada sección: Catequesis infantil, Catequesis de Adolescentes y Jóvenes, Catequesis de Adultos, Catequesis de Matrimonios y Familia y Catequesis Presacramental; cuenta con un proyecto de trabajo en las cuatro areas eclesiasles.

Se pedirá por tanto un trabajo en conjunto entre todos los responsables Diocesanos y Decanales para hacer los planes y proyectos para cada año. Asi mismo, ofrecerán anticipadamente la programación anual para poderse coordinar en todos los niveles de acción eclesial: Diocesano, Decanal y Parroquial. Trabajando de esta manera se podrán dirigir con mayor facilidad las responsabilidades y será mas fácil poder ofrecer recursos en todos los niveles que puedan bene ciar a cada uno.

Nos interesa resaltar en todas nuestras actividades el rostro de una Iglesia Misionera, donde se puedan re ejar y concretar los elementos de la única Iglesia nuevo pueblo de Dios, que supone ir hacia los alejados y que en esa dedicación se realicen los elementos de Iglesia Sacramento de comunión, servidora y pobre que serán los signos de la presencia de Dios Misericordioso con nosotros.

Deseamos ardientemente que en todos los niveles trabajemos en la coherencia de vida: clero, vida consagrada, y eles todos; la trasparencia y la delidad a la fe nos debe convertir en signos vivos de la presencia de Dios. La formación permanente en todos los ámbitos debe retomarse con mayor fuerza, para que sensibilizados por la experiencia de Dios y la formación, puedan en sus ambientes ser fermento de vida y de trasformación de la realidad.

Todo el trabajo de este año procurará por tanto, crear conciencia de la importancia de formar nuevos centros de evangelización, además de la parroquia, donde puedan ofrecerse los servicios a través de las secciones, según la necesidad y posibilidad de cada centro y así nuestro trabajo sea mas coordinado y por tanto mas efectivo. Integrándonos al plan global de pastoral 2031, que está realizándose a nivel nacional y que sin duda será fuente de inspiración para nuestra planeación pastoral Diocesana.

Deseo que los equipos diocesanos velen con mayor empeño para que sus secciones estén perfectamente organizadas, y prevean para ellos la estructura y subsidios necesarios para que podamos sin di cultad crecer y formarnos.

Exhorto nalmente al presbiterio, la vida consagrada y los laicos comprometidos a recibirlo con la ilusión de que este plan se aplique en nuestras queridas comunidades con empeño y responsabilidad.

Nos encomendamos a la Santísima Virgen María de Guadalupe y a San Miguel de la Mora, nuestros patronos, para que nos ayuden a concretizar y llevar a termino los proyectos que iremos complementando para bien de toda nuestra Iglesia Diocesana.

+ Marcelino Hernández Rodríguez
XI Obispo de Colima